Home » Información » “AGUAS MIELES DEL CAFE”, UNA OPORTUNIDAD DE NUTRICIÓN NO EXPLORADA

“AGUAS MIELES DEL CAFE”, UNA OPORTUNIDAD DE NUTRICIÓN NO EXPLORADA

El mucilago es un subproducto generado en los beneficios húmedos de café, su mal manejo genera contaminación a las fuentes de agua, malos olores y cría de moscas u otras plagas. Los impactos negativos a lo largo de los años han generado que se emitan leyes que regulan el manejo adecuado de los subproductos del café para reducir los impactos ambientales.

Los costos por tramitar un permiso de operación de beneficio húmedo “licencia ambiental”, oscila entre 65,000.00 a 80,000.00 lempiras (3,282.82 a 4,040.40 dólares), sumado a los impuestos municipales que el productor tiene que pagar, los pequeños y medianos productores de café no tienen la capacidad de asumir dichos costos. Sin embargo, existen los Intermediarios, Cooperativas, Empresas comercializadoras que acopian grandes volúmenes de café uva, generando cantidades considerables de aguas mieles, pulpa y en algunos casos cascarilla, potencial importante para la preparación de abonos orgánicos.

Dichos subproductos son en esencia suelo exportado por cada uno de los productores, los contenidos nutricionales de los subproductos es la memoria multimineral de los suelos cafeteros, cada año sucede el mismo proceso; sin embargo, tradicionalmente a los suelos solamente se les aplica NPK (Nitrógeno, Fosforo y Potasio),  en algunos casos se agrega Calcio, Magnesio y Zinc.

Si hacemos un recuento nos vanagloriamos diciendo que somos productores de experiencia ya que sembramos café desde hace sesenta o cien años, pero seguimos haciendo lo mismo, aplicando siempre las misas recetas “paquetes tecnológicos” disfuncionales. El productor siempre ha estado en un círculo vicioso por años, trabaja para las agropecuarias, para la banca, para los intermediarios, para las organizaciones cafetaleras y en fin es subsidiario de toda la cadena productiva. No hay un apoyo real para el productor, que fortalezca los conocimientos científicos, la capacidad técnica e investigación en cada uno de los productores y productoras.

En nuestro país no existe preocupación en como producir café con calidad y con responsabilidad, y para variar “los gremios cafetaleros”, están más preocupados en como comercializar y vender para luego lucrarse a costillas de los más jodidos los pequeños productores. En COMSA: con la innovación de productores líderes y equipo técnico asesores en agricultura orgánica, comprometidos con la calidad del café, cuido y regeneración del ambiente (suelo, agua, aire, flora y fauna) y con responsabilidad social empresarial, hemos descubierto un potencial en el uso de las aguas mieles como fuente de nutrición. La aplicación del mucilago (aguas mieles) en fincas genera un mejoramiento de la fertilidad del suelo, mejorando las condiciones del cultivo de café. Entre más concentrado salga el mucilago es de mejor calidad y los resultados son excelentes.

Si analizamos la composición del mucilago vemos que: el 35,8% son sustancias pécticas totales, el 17% representa a celulosa y cenizas, el 45,8% son azucares totales. El mucilago representa un 5% aproximadamente del peso total del grano de café; dentro del fruto constituye una capa de 0,5 a 2 mm de espesor y está fuertemente adherido a la cáscara. Físicamente el mucilago es un sistema coloidal tipo “gel” que la planta ha sintetizado mediante procesos metabólicos durante el año.

Químicamente el mucilago contiene agua, pectinas, azucares y ácidos orgánicos, rica en azucares tales como: monosacáridos, glucosa, galactosa, ranmosa y arabinosa, los cuales le dan las características especiales y únicas al café. Las concentraciones de azucares varían según la altura, tipo de abonamiento, tipo de suelo y variedad.

Actualmente con el severo ataque de roya, el uso de agua mieles se convierte en un elemento esencial para recuperar el cultivo de café, debido a su alto contenido en Nitrógeno total, nitrógeno amoniacal, fósforo, potasio, magnesio entre otros minerales. La disponibilidad de estos nutrientes es de inmediato y la experiencia adquirida por los productores es que se puede enriquecer con harinas de rocas, cenizas y para mejorar pH puede utilizar microorganismos de montaña o puede usar cal.

Para enriquecer con minerales a un barril de 150 litros de aguas mieles, puede usarse 5 libras de ceniza, 10 libras de harinas de rocas de diferentes colores, mezclar muy bien para aplicar a las plantas, las experiencia de aplicación ha sido de 1 a 2 litros por planta, las dosis pueden variar de acuerdo a la concentración del mucilago entre más concentrado es mejor.

Estamos investigando el uso de cascarilla como material absorbente de los nutrientes de las aguas mieles y luego poder utilizarlo para elaboración de compost y abonamiento de los cultivos, el productor David Chávez ya lo ha hecho y le funciona muy bien, Mario Pérez también utiliza las aguas mieles para mejorar la estructura de su suelo arcilloso, ayudando a mejorar  la permeabilidad de dichos suelos.

A %d blogueros les gusta esto: